viernes, 14 de marzo de 2008

Diario de Grecia 2007

11 de julio
Hoy es nuestro ultimo dia en la isla , no me quiero ir y ya quiero volver a Santorini. Nos quedamos con mas ganas de Oia, asi que tras dejar las habitaciones y guardar las maletas en el hotel, nos vamos en direccion norte, hoy hace calor.
Y parece que la deslumbrante blancura de Oia refleja aun mas los rayos de sol, gorras y gafas de sol para esos momentos, os cuento, mi novio no usa gafas de sol nunca y ya en Mykonos el blanco de las casas le molestaba y se compro unas, vas mas comodo la verdad, lo recomiendo.
Pues eso Oia resplandecia en la mañana, buscamos rincones chulos para fotos unicas, vamos hasta los molinos, paseamos, vemos las casas trogloditas..., que pueblito tan bonito, pero es la hora de la comida y a las 5 se entrega el coche asi que regresamos para una comida en la plaza de Fira, a base de ensalada y pizza, y luego unos frappes y unos trozos de tarta en un bonito local que nos cuestan mas que la propia comida pero que nos saben a gloria, hacemos las ultimas compras para recordar la bella Santorini, me gustan esas pequeñas laminas como postales y con un trozo ancho y blanco alrededor, que bonitas y las laminas de la isla, el primer dia ya compramos una chiquitina pintada a mano por un chico en una zona de la caldera.
A las 5 estamos como un clavo esperando al de Odysseys que no viene, a las 5:40 Panos el dueño del hotel me hace el favor de llamarles y le dicen que no pueden venir...., nos vamos para Firostefani con el coche y bueno al final se entrega sin problema aunque han incumplido la reserva, se lo digo al hombre que se pone pelin borde, pero en fin que Santorini es una joya y estas cosas se olvidan pronto y si las recuerdo es para que las tengan en cuenta futuros viajeros, asi vais mas preparados. De los viajes me quedo con lo bueno y estas anecdotas no me quitan el sueño, me han pasado y me volveran a pasar en otros viajes ¿que hay perfecto?, nada por suerte, estas cosillas son parte de un viaje tambien.
El de Odysseys nos lleva de vuelta al hotel, son las 6:15 y decimos a Panos que nos haga el favor de llevarnos ya al aeropuerto, pero el hombre se esta tomando un frappe con sus padres, feliz de la vida en la piscina, que alegria vivir asi, sin atascos y sin prisas, me dice "no te preocupes, es pronto"
A eso de las 6:50 nos deja en el mini aeropuerto de Santorini, volamos a las 20:20 con Aegean Airlines, las compras han engordado las maletas que rozan los 20 kg cada una, el tope son 15 con Aegean para vuelos domesticos, pero no problem, facturamos y para dentro.
La sala de espera es de juguete, las puertas de la 1 a la 6 una junto a la otra, la 3 la tapa la maquina de coca cola, arriba la cafeteria, bromeamos sobre la "carrera" que hay que dar si de repente te cambian la puerta de embarque, jeje, desde la cafeteria se ven aterrizar los aviones.
Un bus nos acerca al nuestro, esta muy bien, 3 asientos en un lado y 2 en otro, mas corto que un airbus, nos dan caramelitos y despegamos, en ningun momento alcanza gran altura con lo cual vemos las islas, decimos adios a Santorini y a ese Egeo azul que cautiva a quien lo conoce.
En 30 minutos escasos aterrizamos de nuevo en la capital del Atica y vuelta al centro en metro, de nuevo en la ciudad de los dioses.
Atras quedan 10 dias fascinantes en las islas entre casas blancas, capillitas, playas, buena comida y muchas risas, 10 dias en blanco y azul, inolvidables.
Tras una ducha, ya son casi las 11 de la noche y decidimos cenar cerca, hay sueño, nos acercamos a Neon, junto a Omonia, feta al horno, dolmades etc, bastante bien, no es una taverna pero cenamos en la terracita de una calle peatonal muy tranquilos

No hay comentarios: